Saltar al contenido
Sueños de Primera

Sueños cumplidos | Francisco Agost: “No hay nada más lindo que vivir del fútbol”

mayo 15, 2020
Francisco Agost, jugador de Deportivo Merlo. Fuente: Diario Charro

El jugador de Deportivo Merlo dialogó con Sueños de Primera y nos contó cómo vive la cuarentena, su paso por las juveniles y mucho más.

Por Emiliano Loretti

emilianoloretti@gmail.com | suedeprimera@gmail.com

Francisco “Pancho” Agost, ex jugador de Independiente Rivadavia, Maipú y Gutiérrez, tiene 22 años y actualmente es jugador de Deportivo Merlo, club que milita en la Primera C. En sus comienzos en las categorías formativas se desenvolvió en la Lepra, mientras que en el Cruzado solo disputó un encuentro en juveniles.  

– ¿Cómo estás viviendo la cuarentena?

– Bueno, la verdad es que al principio se me hizo un poco molesto porque estaba en Buenos Aires solo con mi novia en el departamento y al no poder ir a entrenar y no tener espacio se hacía muy molesto. Pero desde que pude volver a Mendoza la verdad que bastante bien, he intentado aprovecharlo para ponerme de la mejor manera físicamente y disfrutar de la familia.

– ¿Cómo hacés para entrenar en este tiempo?

– Por suerte acá en lo de mi vieja hay bastante espacio y he alquilado materiales y comprado otros, entonces tengo casi todas las comodidades te diría. Y al lado del barrio hay una cancha de fútbol que cuando se puede pido permiso para hacer algo con pelota.

– ¿Cómo hacías cuando estabas en Buenos Aires?

– En Buenos Aires un amigo me había prestado unas pesas y la parte de intermitente y laburos que necesitaba un poco más de espacio las hacía en la cochera del edificio o en el lobby.

– ¿Cómo se manejan desde el club con los entrenamientos?

– En el club el profe todos los lunes nos manda una rutina semanal con distintos trabajos físicos y también el psicólogo nos manda distintas cosas y nos llama para trabajar lo mental que en este momento cuesta e intenta más que nada ayudarnos a que estemos motivados a pesar de todo.

– Volviendo un poco a tus inicios, ¿cómo fue tu paso por las juveniles del fútbol mendocino?

– Arranque de muy chico en Independiente Rivadavia. Hice todas las infantiles e inferiores de liga hasta que el club entró en AFA y bueno ahí arrancamos a jugar contra equipos de Buenos Aires. Por suerte teníamos una categoría en la que había grandes jugadores y teníamos un muy buen grupo así que lo disfruté mucho. Después alcancé a jugar un solo partido en las inferiores de Maipú.  

– ¿Tenés algún recuerdo de Sueños de Primera en todo ese tiempo?

-Sí, un montón. La página apareció si mal no recuerdo justo el año en el que nosotros tuvimos la suerte de salir segundos en AFA y todos los partidos las chicas de la página estaban cubriendo los partidos y nos hacían enterar también a través de internet de cómo salían los demás partidos.

– ¿Cómo fue dar el gran paso de llegar a entrenar con un plantel superior?

 – El paso a primera local lo hago con 15 años pero creo que es un nivel bastante parecido a inferiores de AFA. El paso de entrenar con un plantel superior lo di en el año 2015 en Independiente, tenía 17 años y la verdad que era un equipo con muchos nombres importantes de los que aprendí muchísimo y me ayudaron a mejorar como jugador y persona. No tuve la posibilidad de debutar ahí, pero me dejo muchísimas cosas. Era otro ritmo, otro juego y tenías que ir acomodándote a eso lo más rápido posible porque si no desentonabas y se notaba.

– ¿Cómo viviste el momento del debut?

– El debut llegó en Maipú en el 2018 y la verdad que era algo que venía buscando hace mucho tiempo. Había tenido buenos rendimientos en la Liga y fui un par de partidos al banco en el Federal, hasta que Carlos Sperdutti me hizo debutar contra Huracán un 23 de enero por Copa Argentina y la verdad que fue soñado, de los mejores días de mi vida por cómo se dio todo.

– Luego de tu paso por Mendoza, ¿cómo fue llegar a Buenos Aires?

– La verdad que fue un cambio que necesitaba más que nada para cambiar la cabeza y empezar a trabajar y cuidarme como un futbolista profesional. Acá en Mendoza el jugador está en su zona de confort, tuve la suerte de compartir con grandes jugadores tanto en Independiente como en Maipú, pero yo no me lo tomaba como debía y cuando vas a Buenos Aires si vas a ver qué pasa en un mes te mandan a tu casa de nuevo. Cuando agarré la valija fui decidido y me encontré con un club ordenado, muy profesional y un plantel de jerarquía en donde me propuse ganarme un lugar y la verdad que estoy muy contento.

– ¿Qué consejos le darías a los chicos que hoy están en las categorías formativas?

– Que disfruten, que lo más lindo que te deja el fútbol son las amistades y que si verdaderamente quieren ser futbolistas profesionales que se cuiden en la alimentación, horas de sueño y dejen todo en cada entrenamiento que al final hay recompensa y no hay nada más lindo que vivir del fútbol.

Compartí este artículo: