Saltar al contenido
Sueños de Primera

Conociendo a: Nahuel Ulariaga, jugador de Godoy Cruz

junio 6, 2020
Nahuel Ulariaga. Foto: Germán García

El delantero de la reserva del Tomba habló con Sueños de Primera sobre sus inicios, referentes, sueños, dificultades y mucho más.

Por Jesús Ponce

kechu_ponce97@hotmail.com/ suedeprimera@gmail.com

Nahuel Ulariaga es oriundo de Buenos Aires, pero su vida se mudó hacia San Luis y luego, en busca de sus objetivos futbolísticos, a Mendoza y al Tomba.

El juvenil llegó en el 2016 con el anhelo de quedar en el club que representa a los cuyanos en el fútbol argentino. Sin embargo, no fue fácil y tuvo que dejar de lado desde chico a sus seres queridos.

Sus actuaciones, goles y manera de jugar lo llevaron al plantel de reserva y a firmar contrato con la institución siendo menor de edad. Sin lugar a dudas, una promesa que quiere cumplir su Sueño de Primera.

¡Sueños de primera te invita a conocerlo!

– ¿Cómo fueron tus comienzos?

– Comencé jugando a los 6 años, en el pueblo 25 de Mayo de Buenos Aires. Jugaba de central, me gustaba. También me aburría, porque no llegaba la pelota. Los técnicos me querían mucho.

¿En qué club te iniciaste?

– El club en el que me inicié se llama Club Deportivo Plaza Italia.

¿Algún jugador que tengas de ídolo o referente?

– No tengo ídolos, pero sí un referente: Lautaro Martínez. Es un jugador extraordinario, trato de aprender cosas de él.

Mendoza

¿Cómo fue tu llegada a Mendoza?

– En el 2011 me vine a vivir a San Luis, jugaba en Juventud Unida y en el 2016 llegué a Mendoza. A comienzos de ese año fui a la prueba un solo día porque no tenía donde quedarme. En invierno, Cristián López, profesor, traía jugadores a Godoy Cruz y vine con él. Estuve a prueba cuatro días y me decían que tenía que volver a fin de año, pero después me dijeron que tenía que venir lo más rápido posible.

Nahuel Ulariaga. Foto: German García


¿Qué fue lo más difícil ?

– Lo más difícil fue extrañar a la familia, yo llegué con 14 años al club. Tenía miedo de que me fuera mal en la escuela, me sentía mal, solo y bajoneado.

¿Qué rol cumplió el club para que las cosas no se hicieran tan difícil?

– El club se ha portado súper bien conmigo, me han brindado lo mejor y tengo muchos amigos y profesores que aprecio mucho. La verdad que les agradezco mucho, hicieron las cosas más fáciles.

Su categoría

– La categoría 2002 tiene grandes jugadores ¿creés que varios pueden tener una oportunidad en el futuro?

– En mi categoría hay jugadores muy buenos, teníamos un grupo excelente. Todos entrenan y se matan para tener una oportunidad en el club.

Categoría 2002. Foto: Archivo SDP

– Tus goles y tú capitanía de tu categoría te llevaron a reserva ¿Cómo fue el cambio?

– Me había destacado bastante en mi categoría, séptima y sexta, me dieron la capitanía y eso fue lo que me llevó a reserva. Fue muy diferente, se trabaja con mucha intensidad, no podés regalar nada, competís (sanamente) y todos quieren su lugar. Esperaba mucho esta posibilidad de formar parte de ese plantel y por suerte lo pude cumplir.

Vídeo proporcionado por el entrevistado.

Selección Argentina

-Tuviste la suerte de ser convocado a la selección, ¿qué podés contar de esa experiencia?

– Fue una experiencia muy linda, no caía en el momento y no lo podía creer. Estábamos por entrenar, se acercaron Diego Marquez, coordinador, y Ernesto Pedernera, profesor, con un papel y ahí decía que dos jugadores estábamos convocados, Hernán Onetto y yo. No lo podía creer, estaba muy feliz. Apenas terminé el entrenamiento, los llamé a mis viejos. La Selección Argentina fue una experiencia increíble, tuve la suerte de conocer a Pablo Aimar y a Diego Placente.

Nahuel Ulariaga en la Selección Argentina. Foto: Facebook Nahuel Ulariaga

Contrato profesional

Sos uno de los juveniles que tiene contrato y uno de los más jóvenes en hacerlo, ¿qué cosas se te vinieron a la mente ese día?

– Ramiro Alonso, mi representante, me venía comentando de la posibilidad. No le daba mucha importancia, porque no creía que a tan corta edad el club me iba hacer firmar contrato. No lo creía, no lo imaginaba y no quería ilusionarme. Siento que si me ilusiono las cosas no se me dan, tuve la confirmación y se los comenté a mis compañeros. Fue muy lindo, estaba feliz y ansioso, tenía que avisarle a mi familia porque yo era menor y ellos tenían que venir a firmar.

Vídeo proporcionado por el entrevistado.

– Los que te hemos visto jugar encontramos un parecido a Leandro Fernández, ¿consideras que tenés algunas características parecidas?

– Cuando fui a la selección fue noticia y vi algunas notas que mencionaban que éramos parecidos para jugar. No me gusta compararme con nadie. Sí te puedo decir que me esfuerzo para jugar, ser intenso y dar todo de mí.

Nahuel Ulariaga y Marcelo Weigandt (Boca). Foto: Instagram Nahuel Ulariaga

Ping Pong

Un sueño: Llegar a la primera y vestir la camiseta de la selección.

Una persona en tu vida: Mis viejos.

Un compañero adentro de la cancha y otro afuera: ¡Qué difícil! tengo muy buenos compañeros, pero si tengo que elegir lo elijo a Mario Galeano. Jugábamos juntos en San Luis y ahora tenemos la suerte de jugar en Godoy Cruz, a él lo elijo adentro de la cancha. Afuera, Facundo Rodríguez, Matías Soria, pero tengo muchos compañeros con los que me llevo muy bien.

Para seguir estudiando: Me gustaría estudiar inglés, quiero seguir estudiando. No sé cuando, ahora estoy enfocado con el tema del fútbol.

Un hobby: Mis pasatiempos son estar con mi familia, amigos y novia. También tomar mate, charlar y jugar la play.

Una persona que te haya marcado en el fútbol: He tenido varios técnicos en el club y todos me enseñaron algo, pero me quedo con Emanuel Oviedo y Ernesto Pedernera. Fueron con los más me sentí identificados y con los que me tocó resaltar. Me enseñaron mucho y me ayudaron a mejorar.

Hablan de él

“Es un crack y una gran persona”

Nicolás Lucero

Jugar con Nahuel es muy lindo, te motiva en todo momento y eso le hace bien al compañero. Sabemos que es uno de los referentes que tenemos, es un crack y una gran persona. Es muy compañero, siempre está cuando lo necesitas, es de oro.

Compartí este artículo: